Navegando por
Mes: marzo 2021

ESTRENO!! SU NOMBRE ES JESÚS

ESTRENO!! SU NOMBRE ES JESÚS

ESTRENO!!! Familia os compartimos mi nuevo tema para vivir la Pascua. Una currada producción internacional con mis queridos genios Gerson Daniel Perez Matias Quintana Gise Lubary Moises Soto . Y la colaboración de mi querido técnico de sonido Daniel Millán Rendón y los magníficos recursos para el videoclip de Fran Pradas . Gracias querido Gerson por dirigir todo este proyecto, y además desarrollar este dinámico videoclip. Os dejo con SU NOMBRE ES JESÚS.

El reto de ser padre

El reto de ser padre

El reto de Ser Padre.

Sin padres que ejerzan de padres, no habrá hijos que se hayan sentido hijos.

Nico Montero

Hoy celebramos a San José, ese gran desconocido, tan pocas veces nombrado en las escrituras y para muchos relegado a ocupar un discreto papel secundario de padre putativo. La figura de San José ha ido creciendo en presencia y en relevancia, tanto en los estudios sobre su figura como en la devoción, poniéndose en valor su importancia transcendental en el proyecto vital de la familia de Nazaret. Más allá de las campañas comerciales que quieren hacer caja con esta conmemoración, la fiesta de San José es una oportunidad para poner en valor la figura de los padres, y recordar la compleja tarea de los que tenemos esa responsabilidad. Un reto siempre inacabado para el que nunca se está del todo preparado.

En una sociedad que apuesta por la formación como elemento troncal para adquirir las competencias necesarias y dar respuesta a los retos cotidianos, ser padre no requiere más formación que la propia experiencia de haber sido hijo de alguien. En estos tiempos donde hay cursos y ofertas formativas para todo: cursos de inglés, de cocina, de Pilates, de Yoga, de Surf, de costura, de pintura, de robótica y hasta de danza del vientre, lo de aprender a ser padre no merece atención. Los centros educativos y las universidades enseñan todo tipo de conocimientos, algunos más útiles que otros, pero en ningún caso hay una materia que profundice en las competencias necesarias para ser padre. Y cuando en un colegio se organiza una escuela de padres, van tres gatos, porque para eso nunca hay tiempo. No quiere decir esto, que por ello, no haya padres maravillosos. Los hay a raudales, entre otras cosas, porque cuando alguien es buena persona, también lo es con los hijos. Pero a veces, no basta con la bondad paternal para desarrollar una labor de acompañamiento tan compleja y con tantas coordenadas cambiantes.

Es como si se percibiera la paternidad como transferido genéticamente, como si hubiéramos asumido que nacemos con esa cualidad intrínseca, y lo único cierto al respecto, es que salvo anomalías, nacemos con la capacidad de reproducirnos, y poco más, la capacidad de ser progenitores, que no es lo mismo que ser padre. Y no es nada fácil esto de ser padre. No hay recetas fijas, y los niños no nacen con un libro de instrucciones. Hay tantos manuales como hijos, porque cada uno es cada uno, y cada padre, un mundo. Supongo que cada cual intenta hacerlo lo mejor  posible, evitando caer en los errores que se pudieron cometer con uno, y poniendo en juego los aciertos que nuestros padres tuvieron con nosotros.

La paternidad de hoy se cuece en un contexto que impone la necesidad de estar al día de los cambios vertiginosos de los tiempos, para conocer el mundo en el que navegan nuestros hijos y a la vez, tener la paciencia y agudeza de educar en un sentido crítico, que les ayude a no dejarse llevar por la corriente, sin poner nada en cuestión. Creo que lo más difícil de ser padre es mantener el equilibrio. Nunca trajo cosas buenas ser un coleguilla de los hijos, dejándolos huérfanos de un padre, pero tampoco resultó exitoso el recurso de ejercer de tirano, generando resentimiento y rencor. Mi experiencia de educador me ha enseñado que de padres desequilibrados crecen niños con frustraciones y carencias que terminan siendo una rampa hacia la infelicidad.

La tarea de ser padre es tan importante y crucial, que asusta que apenas se disponga de tiempo para ejercerla con calidad y eficiencia. La falta de tiempo y la carencia de formación son los grandes lastres de una sociedad que termina delegando la educación de los hijos en los Youtubers y otros influencers de moda. La Escuela hace lo que puede, pero sin padres que ejerzan de padres, no habrá hijos que se hayan sentido hijos. Feliz día de San José.  

RARA ES LA SOCIEDAD

RARA ES LA SOCIEDAD

RARA ES LA SOCIEDAD

Publicado en La VOZ Digital, 05/03/2021

NICO MONTERO

El pasado 28 de febrero se celebró el Día Mundial de las Enfermedades Raras, que siempre se celebra el último día del mes de febrero, desde el año 2008. Una conmemoración para crear conciencia e intentar ayudar a todas las personas que padecen esta condición para que puedan recibir de forma oportuna el debido diagnóstico y tratamiento y que, a la larga, esto les garantice una vida mejor. Sabemos que el mes de febrero presenta una característica muy particular y es que, dependiendo del año, puede ser bisiesto o no. Por esta razón, se escogió esta fecha, como una manera simbólica de asociar esta rareza, con la enfermedad.Las enfermedades raras o poco frecuentes son aquellas que tienen una baja prevalencia en la población. Para ser considerada como rara, cada enfermedad específica sólo puede afectar a un número limitado de personas. Concretamente, cuando afecta a menos de 5 de cada 10.000 habitantes. Presentan una serie de síntomas particulares, y resulta muy difícil diagnosticar cuál es su verdadera causa.

Sin embargo, no es tan rara su presencia a nivel global. Las patologías poco frecuentes afectan a un gran número de personas, ya que según la Organización Mundial de la Salud, existen cerca de 7.000 enfermedades raras que afectan al 8% de la población mundial (350 millones de personas). En total, se estima que en España existen más de 3 millones de personas con enfermedades poco frecuentes. La gravedad del problema es tal que los datos aseguran que el 35 por ciento de las muertes de los niños y niñas menores de un año se deben a estas patologías.En este contexto, el olvido hacia quienes las padecen mantiene su ritmo indolente. Desde el año 2010, la inversión en su estudio ha bajado más de un 50% en nuestro país. El panorama de la investigación de enfermedades raras en España comparado con otros países es desolador. Con la pandemia, hay enfermos que llevan sin tratamiento más de ocho meses, perteneciendo al grupo de riesgo. Richard Roberts, premio nobel de medicina en 1993, ha alzado su voz para criticar la falta de ética en las grandes compañías farmacéuticas por no tratar de curar enfermedades, sino de lucrarse con los medicamentos para patologías crónicas. Operan bajo un concepto capitalista que coloca los beneficios económicos por encima de la salud humana y su prioridad es responder a las exigencias de los mercados financieros.

¿Y si no investigasen la cura de tu enfermedad? Es lo que se preguntan desde las diferentes asociaciones al sentirse abandonados por el sistema sanitario. La verdadera enfermedad es la indiferencia que nos inmoviliza ante el problema de las enfermedades poco frecuentes. Quienes conviven con una enfermedad poco frecuente se enfrentan cada día a todo tipo de dificultades: barreras emocionales o trabas para obtener un diagnóstico, problemas de acceso a tratamientos, además de al desconocimiento e indiferencia de las personas, que hace mella en las familias y dificultan su plena integración en la sociedad.

Mientras escribo estas líneas, una chica pelea en el hospital como una campeona, para recuperar la fortaleza mermada por una inoportuna rareza. Solo quiere poder vivir con normalidad, solo eso, sin más trabas que las que ya trae la vida por sí sola. La peor de las pandemias es la del olvido, la que nace de la falta de empatía y de la vergonzosa política vertebrada por intereses económicos.

Raros no son los enfermos, en todo caso rara es la enfermedad, pero más rara y cruel, la sociedad que deja a su suerte a quienes padecen lo que a todos nos puede tocar algún día. Ánimo, estamos contigo, con todos.